Carlos Joaquín: dime de qué presumes y te diré de qué careces

CARLOS JOAQUÍN: DIME DE QUÉ PRESUMES Y TE DIRÉ DE QUÉ CARECES

El deterioro económico, social y de seguridad que sufre la entidad, difícilmente logren coincidir con los niveles de aprobación qué dicen tiene Carlos Joaquín, por una simple razón: la indiferencia palaciega con la que gobierna.

La Piedra en el Zapato

Por Carlos Narváez

Al escuchar al zalamero oficial, Carlos Orvañanos Rea, y observar las portadas de la prensa militante, quienes celebran el “liderazgo” del gobernador Carlos Joaquín González, que lo colocan entre los gobernadores mejor evaluados en los últimos sondeos, diríamos que causa hasta cierto rubor.

Los números de las famosas encuestas son tan apabullantes que hasta parecen “cuchareadas”, incluso una gran farsa.

Según la empresa encuestadora Arias Consultores, el gobernador de Quintana Roo se mantiene entre los primeros cinco gobernadores mejor posicionados en el país obsequiándole el 45.4 por ciento de aprobación; mientras que la casa encuestadora Mitofsky lo coloca en el lugar número seis en el ranking Mitofsky, con una puntuación de 54.7 por ciento de aprobación.

Como bien dice el refrán: “dime de que presumes y te diré de qué careces” y “quien paga manda”, nos remiten a que los números de las mediciones no corresponden, ni una pizca, con la realidad del estado.

Sin duda el deterioro económico, social y de seguridad que sufre la entidad, difícilmente logren coincidir con los niveles de aprobación qué dicen tiene Carlos Joaquín, lo cual presumen los aduladores oficiales, por una simple razón: la indiferencia palaciega con la que gobierna Carlos Joaquín.

En el ánimo colectivo de la gente la mayoría coincide: Carlos Joaquín fue la gran decepción desde el primer día del gobierno del cambio. El gobernador genero altísimas expectativas que en poco tiempo chocaron con la realidad.

La corrupción rampante de su círculo cercano, la ineficacia e ineptitud para hacerle frente a la inseguridad y su entreguismo a los intereses económicos de los fuereños, que lo mantienen en una burbuja y “secuestrado”, ademas de los marcados errores de sus “amigos”, han generado un desgaste en su popularidad.

Sin embargo, a través de las famosas encuestas pretenden esconder el descontento social.

Hay, así, una discrepancia entre la realidad cotidiana y la narrativa del gobierno estatal de que “vamos estupendamente”, cuando las calles están ocupadas de cientos de Quntanarroenses manifestándose por la grave corrupción al interior del gobierno del cambio.

Lo grave de un gobernante es creerse sus propias mentiras. Considerando que desde el 2012 “las encuestas”, fueron una herramienta que jugó un papel importante, al ser usadas como propaganda política.

Precisamente la casa encuestadora Mitofsky fue una de las muchas encuestadoras que dejaron de ser un instrumento de medición para pasar a ser uno propagandístico a favor de, en aquel entonces candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

EPN fue líder absoluto de todos los muestreos que se realizaron y no existía impedimento para que fuera vencido, ya que, como bien se dice, “ los números nunca mienten”.

De esta forma, apreciamos que la inclinación de usar las encuestas electorales como propaganda política tuvo un objetivo central: utilizarlas con el claro objetivo de llevar al terreno de la opinión pública la idea de que Peña Nieto era el político ideal para que ganara la presidencia.

Las declaraciones de la doctora, María Marván Laborde, politóloga y socióloga mexicana, ex consejera del Instituto Federal Electoral, para La Jornada el 3 de junio de 2011, cobran valor como anécdota: “las encuestas se han convertido en elemento de propaganda y difusión de datos que no corresponden a la realidad. Los estudios de opinión son usados para decir mentiras, se están utilizando de manera mañosa”.

Pareciera que están hablando de las encuestas que encumbran la popularidad del gobernador de Quintana Roo. Como ayer, hoy los políticos y gobernantes se sirven de la encuestas para ocultar o distraer la atención pública del desastre en el ejercicio de gobernar.

Y sacando a colación el viejo dicho “el que paga manda” así que las casas encuestadoras deciden quién irá a la cabeza de los estudios que pagaran, aunque estos no reflejaran de manera objetiva la realidad.

Lo cierto, ante la cercanía de la sucesión, el gobernador Carlos Joaquín se irá quedando solo, rodeado únicamente por los mas “leales”, mientras otros actores relevantes se posicionan para la caída. Ya hay visos de ello, por la descarnada lucha por la sucesión.

P.D Mitofsky fue la casa encuestadora mas alejada de los resultados de la elección de 2012. Quien le daba más de 16 puntos porcentuales de diferencia a EPN de su mas cercano contendiente. Las encuestas de Mitofsky fueron las mas usadas por los medios para la narrativa de la GRAN FARSA.

 

Related posts