A Cien Grados /Elecciones y turismo

Luis Alegre y Carlos JoaquínA Cien Grados

Elecciones y turismo.

Por David A. Serrano Pech

En el sector empresarial turístico hay demasiada preocupación.

Las elecciones del próximo 2 de junio que renovarán al Congreso Local ya están causando severos impactos en el motor económico de Quintana Roo.

Pareciera que en lo inmediato no tendría nada que ver, sin embargo, al ser la actividad primaria que sostiene al Estado, en este rubro repercuten las decisiones buenas o malas de nuestros gobernantes.

No es sólo la desaparición del Consejo de Promoción Turística de México y la determinación de trasladar todos los recursos de promoción para el proyecto sexenal del presidente Andrés Manuel López Obrador, el Tren Maya.

Está también el problema del sargazo, la recuperación de playas, la inseguridad, rubros en los que no se están canalizando recursos económicos elementales.

Todos están ocupados en los procesos de designación de candidatos, listas, nombres, negociaciones, alianzas, pero nadie en el futuro inmediato de la gallina de los huevos de oro.

El presidente de la Comisión de Turismo de la Cámara Baja, Luis Alegre Salazar, está más ocupado en consolidar una millonaria alianza con el gobernador Carlos Joaquín para mantener el control del Congreso, que por los problemas turísticos del Estado.

Al diputado “fífí”, término revivido y usado en campaña como candidato y posteriormente como presidente electo por Andrés Manuel López Obrador para referirse a la clase alta de México, se le olvidó que es presidente de la Comisión de Turismo.

Ocupado más en ser “damo” de compañía de Carlos Joaquín, a Luis Alegre el presupuesto en materia turística le pasó de noche, de tal suerte que en 2019 no se etiquetó un solo peso para los destinos turísticos.

Por ejemplo, no hay recursos para el programa Pueblos Mágicos del que Quintana Roo forma parte; es más, ni siquiera hay recursos etiquetados para la atención del problema del sargazo, ni hablar de las playas.

Así pues, no sólo no habrá dinero para la promoción, sino en lo general, para ninguna acción en materia de turismo.

Por tanto, empresarios y autoridades locales, tendrán que rascarse con sus propias uñas en estos temas.

Deberá ser muy importante lo que Luis Alegre y Carlos Joaquín tienen en la mesa para que, ambos, hayan olvidado estos “pequeños” detalles.

Se habla, de una alianza que lleve al Movimiento de Regeneración Nacional colocar candidatos débiles en los distritos del Norte del Estado, a fin de darle una oportunidad al Gobernador de mantener el control del Congreso en las elecciones de junio próximo.

Una Alianza con el Partido Verde y el Partido del Trabajo para ir con Morena en la elección, de la cual, Luis Alegre Salazar afirma ser el operador.

En esa negociación se contemplaría no sólo el arreglo político, sino también el económico a favor del Grupo Turquesa del cual es heredero Alegre Salazar.

La pregunta es… ¿Tendrá el diputado fifí la autorización de AMLO?

En breve tendremos la respuesta.

 

Chetumal, Q. Roo. Enero 2019

 

Related posts