A 100 Grados/La suma de todos los miedos

A 100 Grados/La suma de todos los miedos

A 100 Grados

La suma de todos los miedos

Por David A. Serrano Pech

Cuando rindió protesta como Gobernador, Carlos Joaquín estableció como prioridad número uno hacer justicia contra quien saqueó a Quintana Roo, es una premisa del cambio, aseguró en su primer informe.

En su segunda rendición de cuentas ante la sociedad reiteró que en esta cruzada por recuperar a Quintana Roo, quien la hace la paga.

Se ha vinculado a proceso a 23 imputados y a la fecha se tienen 2 sentencias acusatorias en contra de dos ex funcionarios públicos. Se han embargado 223 predios y se han recuperado 16 de ellos con una superficie de 12,767 m2 además de 51 millones 300 mil pesos en efectivo, resumió el Gobernador.

Sin embargo, tres días después de su segundo informe de gobierno, se revela que, quien sería el principal trofeo en esta cacería, el ex gobernador Roberto Borge Angulo, está fuera del alcance del gobernador Carlos Joaquín.

De hecho, Roberto Borge Angulo está sujeto sólo a procesos federales, por los cuales, incluso podría salir de prisión.

Y es que el Gobierno de Quintana Roo no ha podido ejercer ninguna orden de aprehensión en contra del ex mandatario porque el Gobierno Federal simplemente no reconoce la existencia jurídica de la fiscal de Carlos Joaquín, Rosaura Villanueva Arzápalo.

En dos años, la principal bandera del gobernador Carlos Joaquín González han sido los procesos llevados a cabo contra funcionarios de la pasada administración, tema que ocupó amplios espacios en sus dos informes de gobierno.

De hecho resumió que se ha vinculado a proceso a 23 imputados y hay sentencias acusatorias en contra de dos ex funcionarios públicos; sin embargo, parece ser que mientras más semanas pasan, los habilidosos abogados de Roberto Borge Angulo cada vez lo ponen más lejos del alcance de Joaquín González.

Y es que el Gobernador siempre se ha quejado de “las obligaciones descomunales de una deuda contraída de manera irresponsable” por la anterior administración, que no han permitido el avance de su gobierno.

Lo mismo que del desmantelamiento de todas las instituciones, la venta de terrenos propiedad del Estado y toda una maraña de negocios hechos al amparo del poder cuando Borge fue Gobernador.

Consecuencia de esta “perversa impunidad y la corrupción heredada que combatimos, es la inseguridad en que hoy vivimos”, relacionó el Gobernador en su segundo informe, justificando un tema que en dos años no ha podido resolver, la ola de violencia que tiene atrapado al Estado.

Ni siquiera pueden resolverla los tres órdenes de gobierno juntos, justificó en su lectura.

Sin embargo, a pesar de tener todos los elementos en la mano, los colaboradores del Gobernador han demostrado, en estos dos años, en diversos frentes, una gran ineptitud e incapacidad.

Particularmente en materia de procuración de justicia y prevención del delito, la administración estatal le ha quedado mucho a deber a la sociedad.

Así pues, el Estado además de tener a un Fiscal General que se tambalea en su cargo por falta de resultados, y un nulo programa preventivo y de combate a la inseguridad, ahora se le suma un problema mucho mayor, su incapacidad de proceder contra lo que la propia administración estatal considera su mayor trofeo: Roberto Borge Angulo.

¿A que equivaldría fracasar en esta cruzada?

Cancún, Q. Roo. Septiembre de 2018

Related posts