A 100 Grados/Editorial/Los 500

Ya son 500 homicidios en CancúnA 100 Grados

Los 500

Por DAVID A. Serrano Pech

Por primera vez en su historia Cancún arribó a los 500 ejecutados (y los que nos faltan antes de concluir 2018). Ni militares, ni gendarmes, ni policías estatales, ni policías municipales pudieron o quisieron hacer algo para evitarlo.

Lamentablemente los récords rojos parecen ser la especialidad del Estado en los dos últimos años.

En 2017 Quintana Roo ocupó el primer lugar como el estado más corrupto del país; en 2018, no fue el primero, pero es el segundo.

En 2017, de tener una deuda de 19 mil millones de pesos, Quintana Roo pasó a contraer una deuda pública por 57 mil millones de pesos.

Con esta cifra, Quintana Roo, por el monto de la DEUDA POR HABITANTE, desde 2017 resulta el más endeudado por habitante incluyendo niños, jóvenes, viejos y hasta los recién nacidos.

Si hablamos de transparencia en el manejo de dinero, el Estado ocupa el lugar número 29 en una lista de 32, con una calificación de 54.3 de un total de 100 puntos de acuerdo a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de la Federación.

En materia de suicidios, Quintana Roo, pese a tener una población realmente pequeña, ocupa el cuarto lugar a nivel nacional.

Y hablando de salud, la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat) 2016-2017 reveló que Quintana Roo encabeza el consumo de marihuana con el 13.8 por ciento en la población de 12 a 65 años.

Y así sucesivamente podemos ir señalando los récords del Estado en rubros que a nadie le interesa enfrentar y atender.

Sin embargo, ninguno de ellos golpea más dramáticamente a las familias, a la sociedad en su conjunto que la inseguridad.

El gobernador y seguidores cacarean por todos lados que la situación no es grave, que tenemos un estado seguro, que se están dando resultados, que el Estado ya tiene a todas las policías de todos los órdenes de gobierno.

No obstante, la realidad golpea duro, lamentablemente muy duro a los quintanarroenses.

Llegar a la cifra de 501 ejecutados en 11 meses, no es un récord para aplaudir o para echar las campanas al vuelo.

Una sola muerte ya es lamentable, 501 a manos de las organizaciones criminales, es una vergüenza.

Con estas cifras, el programa “Modelo de prevención Quintana Roo” para tener un “Quintana Roo seguro y en Paz” viene siendo un insulto para los quintanarroenses.

Y para ello se solicitó 3 mil millones de pesos más para acumularle a la de por sí descomunal deuda pública.

Y para ello se “importó” a un nuevo Secretario de Seguridad Pública, cuestionado hasta por las suelas de los zapatos.

Y para ello se quiere un fiscal a modo, capricho que le está cumpliendo un Congreso local que no vaciló en traicionar a Quintana Roo.

Si bien el Departamento de Estado de Estados unidos no contempló a Quintana Roo en la lista de destinos prohibidos para sus connacionales, esto no quiere decir que el Estado sea seguro desde el punto de vista del vecino del norte.

La apreciación es clara y contundente: “La actividad criminal y la violencia, incluido el homicidio, siguen siendo una preocupación principal en todo el estado. Si bien la mayoría de estos homicidios parecen objetivos definidos, los asesinatos de organizaciones criminales y las batallas territoriales entre grupos criminales han resultado en crímenes violentos en áreas frecuentadas por ciudadanos de los Estados Unidos. Los transeúntes han resultado heridos o han muerto en incidentes con disparos”.

Si a miles de kilómetros de nosotros se ve este panorama así de claro… ¿cómo nuestras autoridades encabezadas por Carlos Joaquín González siguen afirmando que la inseguridad sólo es cuestión de percepción?

Y eso que no se habla de robos a casa habitación, robo de autos, violaciones, otro tipo de homicidios, etc, etc.

Tras esta reflexión, la única parte positiva es pensar en aquel refrán popular… no hay mal que dure cien años.

 

Cancún, Q. Roo. 29 noviembre 2018

Related posts