A 100 Grados/Doloroso descalabro

A 100 Grados

Doloroso descalabro

David A. Serrano Pech

Cualquier opinión con respecto a la jornada electoral de ayer, ya se ha dicho y/o escrito, sin embargo, no se puede dejar de ponderar que más allá del mensaje, fuerte mensaje del hartazgo de la sociedad quintanarroense para con los políticos, está el del descalabro sufrido por el gobernador Carlos Joaquín.

En la jornada de ayer los quintanarroenses dijeron, basta ya, al no acudir a las urnas (votó sólo un 22 por ciento), dejando en claro su hartazgo con todo lo que se refiere a los partidos políticos y a los políticos, pero los que sí acudieron igual propinaron tamaña bofetada al gobernador Carlos Joaquín.

Así pues, el próximo Congreso, la XVI Legislatura electa ayer, estará conformada por una mayoría “morenista”, pese a los enormes esfuerzos de Carlos Joaquín por mantener el control de ese poder y que, en los próximos tres años, tiene la oportunidad de fiscalizar hasta el último peso gastado por este gobierno del mal llamado cambio.

 El mayor temor del Gobernador se hizo realidad, perder el control legislativo, y tiene especial relevancia por el marco de un enfrentamiento político en Solidaridad que el propio Ejecutivo provocó y ha llevado hasta las últimas consecuencias.

Carlos Joaquín ahora no sólo se enfrenta al poder del partido político, Morena, sino también al Poder Legislativo Local, además de dos órdenes de gobierno, el Federal con Andrés Manuel López Obrador al frente y al de Laura Beristain en el ámbito municipal.

Y es que, si bien la coalición Morena-PT-Verde obtuvieron 11 curules por la vía directa, podrían acumular 4 más en la vía de representación proporcional.

Y es aquí en donde se pone más interesante el tema, pues sólo esta alianza alcanzaría 15 asientos en el Congreso del estado, que de entrada sería la mayoría simple, y sólo necesitaría dos votos más para una mayoría calificada que corte tajantemente el paso al gobernador.

Así pues, en el mensaje enviado ayer por la sociedad, también se incluye a un gobernador que, por donde se le vea, en tres años se ha demostrado tristemente incapaz para conducir las riendas de un estado vulnerado en muchos aspectos, empezando por la inseguridad.

El próximo miércoles se realizarán los conteos distritales y entregarán constancia a los triunfadores, y desde ese día con cifras ya definitivas, también se conocerá quienes llegan por la representación proporcional y, cuantos asientos más, después de los once asegurados, alcanza Morena.

Se viene una nueva etapa política en Quintana Roo, y quien se lleva la peor tajada en esta feria de toma y daca, sin duda alguna, es, hoy por hoy, el gobernador Carlos Joaquín González, a quien se lo gritaron en la cara el 24 de febrero pasado, y ayer se lo refrendaron en las urnas.

Chetumal, Q. Roo. 3 junio 2019

Related posts