A 100 grados/Crisis en Othón P. Blanco

A 100 grados/Crisis en Othón P. Blanco

Crisis en Othón P. BlancoA 100 Grados

Crisis en Othón P. Blanco

Por David A. Serrano Pech

El Ayuntamiento de Othón P. Blanco está sumergido en la ya tradicional crisis del fin de cada administración municipal.

Ala presidenta María Luisa Alcérreca Manzanero —sustituta de Luis Torres Llanes por quien los chetumaleños votaron— lo único que le urge, es que pasen los 24 días que le restan para abandonar la Comuna.

El Ayuntamiento está sumergido en una profunda crisis, sin poderle pagar compensaciones a todo el personal de confianza desde hace dos meses y ahora, se le suman más de 6 millones de pesos en adeudos al Sindicato, que han motivado una parálisis parcial de las actividades municipales.

En la Comuna pompeyense, los salarios nominales son bajos, el mínimo incluso, con sobres quincenales de entre 800 a 2 mil pesos; sin embargo, cada fin de mes, esta cifra se equilibra con el pago de una compensación autorizada por los jefes, y esta puede ir desde mil, hasta 20 o 50 mil pesos, dependiendo de las ganas de “ayudar” de cada director.

De tal manera, que los trabajadores de confianza ya llevan al menos dos meses sin recibir esa compensación y únicamente cobran el salario nominal correspondiente, lo que ya está dinamitando al Ayuntamiento desde el interior.

En el caso de las retenciones a unos mil 500 trabajadores sindicalizados, este dinero corresponde al pago de cuotas sindicales, cuotas por defunción y caja de ahorro que los trabajadores realizan al Sindicato y que son deducidos directamente de sus nóminas.

La cifra que el Ayuntamiento ha cobrado a los trabajadores y no ha enterado al Sindicato rebasa los 6 millones de pesos de junio a la fecha.

Ante los anuncios de María Luisa Alcérreca Manzanero que no hay dinero en la Tesorería municipal, el secretario general del Sindicato, Pablo Ley Moo decidió meter presión para obtener esos recursos.

Sin embargo, al parecer Don Pablo algo le oculta a sus sindicalizados, y aprovechando el pretexto, quiere que la Presidenta municipal, además de pagarle los 6 millones de pesos, también le firme las condiciones generales de trabajo que Luis Torres Llanes nunca firmó.

Y de paso, también busca que le autoricen 100 nuevas bases sindicales que, según los propios trabajadores, ya tiene comprometidas, y de pilón, la compensación por fin de administración.

En la reunión realizada ayer miércoles a las 5 de la tarde en el local del Sindicato único de Trabajadores del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, Pablo Ley preguntó en al menos cinco ocasiones si se iban al paro, los trabajadores no comulgaban con esa idea.

Algunos han cuestionado porqué la base sindical ha incrementado si no se han autorizado plazas; la respuesta la dan los propios trabajadores al señalar que, al interior del Sindicato existe venta de bases, por eso la urgencia y exigencia del Secretario general para que le autoricen las 100 plazas por la actual presidenta municipal.

Hoy, una base sindical no convencida semiparalizó las actividades del Ayuntamiento Othón P. Blanco; tras la presión, vino una reunión con Christian González González, el director jurídico y encargado de la Contraloría municipal. No se llegó a ningún acuerdo, por lo que mañana, desde las 7:00 horas no habrá labores y a las 8:00 se prevé una nueva reunión.

En tanto, los servicios que presta la Comuna, se ponen en pausa afectando a cientos de ciudadanos que dependen de ellos.

Así pues, entre una presidenta indiferente a un Ayuntamiento que se cae en pedazos con problemas severos en diferentes rubros y un sindicato cuya dirigencia sólo vela por sus intereses, los trabajadores se encuentran atrapados en un futuro inmediato incierto a unos cuantos días de terminar esta administración.

El ratón ya no quiere más queso, sino salir de la ratonera.

Chetumal, Q. Roo. Septiembre 2018.

Related posts